Guillem Codern Cortada

Su relación con la música empieza a los 13 años, cuando empieza a tocar la guitarra y a aprender las distintas formas de crear melodías, armonías y sonidos. Años más tarde, en busca de nuevas sonoridades y distintas formas de expresión musical se inició en música tradicional de distintos países como la música irlandesa, la sarda, mongola, tuvana o australiana.


Su interés por la música espiritual y chamánica del centro de Asia le llevó a viajar a Tuva, donde conoció a múltiples grandes maestros del canto armónico o Khoomei y participó en el “1rst Festival and Competition “Khoomei in the center of Asia”, un concurso de canto Khoomei ante más de 200 participantes. En este mismo concurso recibió una crítica muy positiva por parte del jurado, que le otorgó el premio a los “Mejores estilos de canto tuvano”, un reconocimiento a sus habilidades como cantante. Después de esta experiencia se dedica a la difusión de los cantos armónicos así como al perfeccionamiento de dicha técnica.